Mundo, abre tu mente!

  • Autor: Federico Scotti
  • Fecha: 9 julio, 2019

Ni la velocidad, ni el tiempo va a ser un problema para viajar a otro planeta, porque vamos a usar la imaginación y la creatividad para diseñar nuevos conceptos al de velocidad y el del tiempo. «Algún día» la realidad virtual nos llevará de viaje a otros planetas, usando la imaginación y la creatividad, creando una nueva física, una nueva biología, un nuevo mundo.

Alguna vez el ser humano, en su historia, no sabía comunicarse a través del habla, pero usó su imaginación para crear palabras con los sonidos de la boca. ¿Acaso Einstein descubrió la ley de la relatividad porque ya existía en el universo, o acaso fue capaz de imaginarla y crearla y así con esta ley muchas creaciones más?

Alejandro Magno atravesó Persia, no solo porque quería conquistar el mundo, sino, porque Aristoteles le había dicho que el Mundo terminaba al final del imperio Persa, detrás de unas montañas, pero él las cruzó y se dio cuenta que ese lugar no era el fin del mundo, que había mucho más, y que todo lo que el imaginaba como límite máximo sobre el mundo era mentira, ahora sabía que no había limite.

Pensar que la Tierra es una Elipse encerrada en el medio de la nada, alejado de todo, es lo que nos traba nuestra imaginación. Como antes, que se pensaba que la tierra era plana y éramos el centro de todo o como cuando Aristoteles imaginaba que el Fin del Mundo se encontraba al final del imperio persa. Aristoteles, Religión, Ciencia, etc. no son más que dogmas, formas de concebir al mundo, pero no son absolutas, siempre evolucionan.

Hoy imaginamos, que somos capaces de vivir un promedio de entre 70 y 90 años, quizás más tiempo, que hay enfermedades por todos lados, que si somos capaces de obtener una gran suma de papeles impresos vamos a ser felices, que solo algunos afortunados tienen la habilidad de ser exitosos, como grandes deportistas, científicos, artistas, etc, que tenemos un límite de tiempo y de distancia para obtener lo deseado.

La falta de imaginación nos hace aburridos y cuando estamos aburridos nos estresamos y actuamos de forma negativa, nuestra mente necesita algo más que dinero, comida, sexo y películas, necesita un propósito donde enfocarse. 

Necesitamos abrir la imaginación y crear mundos nuevos, siempre que seamos capaces de imaginar, vamos a seguir siendo útiles, funcionales a la Tierra, para la evolución. Así vamos a ser capaces de seguir vivos, pero cuando dejamos de imaginar, es cuando comenzamos a envejecer, y actualmente el ser humano comienza a dejar de imaginar a partir de los 30 o 40 años, sumergiéndose a una vida pre programada por el mismo sistema que ya está falto de imaginación lleno de estructuras obsoletas.

Nacemos con algoritmos de vida pre-programados y vivimos en base a esos límites, pero así como somos capaces de aprender de nuestros errores y evolucionar, porque tenemos inteligencia, también somos capaces de re-diseñar nuestros propios algoritmos preestablecidos pues somos un diseño inteligente y la misma evolución es lo que nos hace ser inteligentes, porque el ser humano (no se si todos) tenemos como primer instrucción automejorarnos y esto es lo que nos diferencia hoy de una computadora.

Como también tenemos programado que tenemos que reproducirnos para seguir vivos, también tenemos que evolucionar para sobrevivir en el mundo como especie. Para cumplir con estas pautas, nos han programado con muchos algoritmos. La forma de auto-diseñarnos se encuentra en la imaginación del colectivo global.

El ser humano como cualquier especie va a ir tras el sistema que mejor le haga y si somos capaces de diseñar un mejor sistema, nuestro propio cuerpo y mente se va a adaptar a ese nuevo sistema, así como fuimos capaces de introducir la ley de la relatividad a nuestros algoritmos de vida y crear la consciencia, ahora podemos introducir a nuestra vida la física del infinito, donde todo es posible.

El universo cuenta con muchos sistemas operativos más al que hoy estamos utilizando, así como pasar de un Windows a un Chrome, todo se equilibra en la vida, la forma de vida era distinta con un DOS a cuando se creó Windows, o cuando dejamos de lado la forma mecánica de newton por una relativa y flexible de Einstein. Cada nuevo sistema modifica algoritmos de vida del ser humano. Así como el Mar tiene corrientes, el espacio también las tiene, es donde se encuentran los canales de conexión, en el universo existen ISP, DNSs, Routers, Encriptadores, etc.

Si somos capaces de reflejar los sistemas que mejor funcionan en el universo, en los átomos, en las células, en el todo, vamos a crear sistemas super avanzados. Así como funciona nuestro propio sistema Biológico, el cerebro del ser humano está tomando forma, Internet.

Creo en la ley del equilibrio de la creación, todo lo que se crea por un lado muere por otro, y todo lo que se elimina, por un lado, se crea por el otro, como la creación de Google termino con otros buscadores.

Creo que somos mucho más que una especie alejada de todo, solo que no somos capaces de ver todo lo que está alrededor del mundo, tenemos que animarnos a desarrollar nuevos sentidos para hacerlo.

Abramos nuestra mente, el sentido de nuestras vidas se encuentra en cada uno, en la imaginación de cada persona, no existen limites reales, solo existen limites mentales, si logramos abrir nuestra mente a la imaginación, más allá de lo que veamos, vamos a encontrar propósitos reales, vamos a entender para que estamos.

Hay un mundo o muchos mundos por ahí esperándonos, solo hay que saber usar nuestra imaginación para llegar a ellos. Hoy existe Internet con una infinidad de mundos, un gran cerebro, para algo estamos y para descubrirlo tenemos que movernos de nuestra zona de confort y ver que hay más allá de esos límites que no nos dejan ver.

Algún día en un futuro nos reiremos de nosotros mismos por haber pensado que la tierra tiene forma de elipse, así como hoy nos reímos cuando pensábamos que la tierra era plana y que eramos el centro del universo. ¿Qué somos y para que estamos? Esa respuesta está en tu Imaginación, en tu mente, pero solo si puedes ir más allá de lo que Aristóteles te diga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *